¿Sabes ser una persona agradable?
creditos: Pixabay

¿Sabes ser una persona agradable?

Desperté pensando, al lado de un café caliente, que las personas, sin querer generalizar, nos descartan cuando dejamos de serles útiles. Pero, ¿por qué hablar de esto ahora Mariana? Está llegando el fin de semana, el verano terminó, ¡ni tan siquiera es Nochevieja para reflexionar y pensar en la vida! Tal vez sea exactamente por eso.

Las personas más volátiles en nuestra vida son nuestros ‘amigos’ de trabajo. No podemos culpar a nadie por eso, al final, no tenemos un clima o tiempo de mantener cerca a las personas que no hacen parte de nuestro cotidiano profesional. Pero una cosa es el hecho: una hora u otra te decepcionarás con las personas que trabajan contigo.

Cuando surgen las buenas oportunidades, dentro o fuera de tu empleo actual, sigues firme. Algunas veces ni piensas si va a perjudicar o dejar a alguien molesto con tis actitudes rumbo al éxito. Detente en este momento para pensar sobre esto. Aunque estés creciendo todavía y anhelando algo mejor, jamás podrás subestimar o menospreciar a las personas que están a tu alrededor. Ofrecer ayuda y practicar la empatía no cuesta nada y además ganas puntos con esa actitud.

Esas frases que escuchamos por ahí, con aire de autoayuda, son muy verdaderas. Para mí, una de ellas es casi un lema de vida: “No existe ascensor para llegar al éxito. Necesitas escaleras para subir.”

Es bueno desconfiar de los que lo consiguen todo tan rápido. Construir una carrera, un perfil profesional es más serio de lo que parece. Existen actitudes muy complicadas en el mercado de trabajo y hoy, con internet, no tienen cómo esconderse – ya sea para procesar al jefe o a la empresa, compartir contenido ajeno, cotillear o difamar a los colegas y, principalmente, al empleador. Piensa en aquella máxima que se dice por ahí, sobre las vueltas que da el mundo, ¡es verdad! Un día puedes ser el jefe, otro día puedes necesitar a aquella persona que difamaste.

Vale, las amistades de trabajo ni siempre evolucionan. Por otro lado, no, no necesitan morir cuando cambias de empleo. Respetar a las personas, tener carácter y honestidad es fundamental en el ambiente de trabajo. Lo que parece más obvio es que las personas que huyeron de esta lección de buenas maneras crecen más en la vida. Hasta puede ser, pero la caída será mucho mayor. Confía en ti mismo, sé transparente. La valorización, aunque tardía, no falla. ¡Reflexiona siempre!

 

Mariana Goulart



Quién somos Política de Privacidad Política de Cancelación Programa afiliados Zona de Afiliados Prensa Contacto RSS