Madeira, en la inmensidad del Atlántico
creditos: Pixabay

Madeira, en la inmensidad del Atlántico

Quizás sea uno de los destinos más recónditos de Europa, y por tanto, de los menos conocidos. No obstante, este archipiélago portugués, ofrece una estructura perfectamente acondicionada para todo tipo de viajero: desde aquellos que prefieren perderse y alejarse del mundanal ruido, y también, para aquellos que no renuncian a las comodidades y lujos de complejos turísticos de primer nivel. Sin duda, un lugar perfecto para relajarse y disfrutar.

En el medio del Atlántico, las islas de Madeira y de Porto Santo son un refugio de belleza natural. Entre el azul del mar y el verde esmeralda de la vegetación destaca el exótico colorido de las flores, en un archipiélago en el que dos tercios de su superficie son área protegida y en el que se encuentra el mayor bosque de laurisilva del mundo.

En un entorno acogedor por naturaleza, equilibrio y bienestar son referencias habituales. Madeira ofrece varios complejos balnearios y acceso al mar con buenas condiciones para la náutica de recreo y para el submarinismo.

Madeira es la mayor de las islas, contando con una población cercana a los 300.000 habitantes. La isla de Porto Santo a 40 km al nordeste de Madeira, es la segunda en superficie.

Existen 2 grupos de islas deshabitados de mucho menor tamaño, las islas Salvajes a 280 km al sur de Madeira, y las islas Desertas a 25 km al sureste de Funchal.

Funchal, la capital de Madeira, se encuentra en la costa sur de la isla. Allí podemos encontrar hoteles, resorts y posadas de todos los tipos y al alcance de todos los bolsillos. Además, desde esta ciudad podemos organizar nuestros paseos por las diferentes islas del archipiélago. Otras ciudades importantes son, aparte de Funchal, Porto Santo, Machico, Câmara de Lobos, Santa Cruz y Santana.

La isla de Porto Santo, en particular, es el lugar ideal para huir del estrés y realizar un programa de talasoterapia. O unas vacaciones en la playa combinadas con unas partidas de golf. En pleno océano atlántico, con 11 km de largo y 6 km de ancho, hace tiempo que a Porto Santo se la conoce por el nombre de Isla Dorada, debido a su extensa y fantástica playa de 9 km de arena fina y sedosa bañada por aguas azul turquesa.

Las festividades que se celebran a lo largo del año son una oportunidad para disfrutar de los sabores tradicionales de la gastronomía y para conocer Madeira en fiestas. Entre ellas destacan los desfiles de Carnaval, la Fiesta de la Flor, el Festival Atlántico y, sobre todo, los fuegos artificiales de fin de año.

Su posición geográfica y su topografía montañosa favorece el predominio de temperaturas suaves y agradables. Se sitúa en un clima oceánico subtropical. Está influido por la corriente del Golfo, así la temperatura del agua del mar oscila entre 26 °C en verano y 17 °C en invierno.

En el litoral sur existen puntos superiores a 20 °C de media anual. Su fauna marítima es de tipo subtropical y tropical.

Entre los platos típicos se encuentran: el peixe-espada preto o pez sable (a ser posible combinado con plátano), la sopa de tomate e cebola (sopa de tomate y cebolla), caldeirada (sopa de pescado), bife de atum e milho frito (atún con maíz frito), carne em vinha d’alho (puerco agrio con ajo), espetada (plato hecho a base de carne ensartada en un palo de laurel y cocido sobre brasas), bolo de mel (pastel de miel de Madeira) y, para acompañar las comidas, el bolo do caco (pan de trigo cocido en una placa de hierro, sobre brasas, que se toma untado con mantequilla de ajo y perejil), una auténtica delicia.

La isla es un paraíso para los amantes del vino. Existen cuatro variedades según la altitud en que se planten las viñas: Sercial, el más seco, para el aperitivo; Verdelho, semi-seco; Boal, semi-dulce, para acompañar al queso; y Malvasía, dulce, para los postres. En cuanto a los licores destacan los licores de frutas tropicales como granadilla, piña de América y chirimoya así como la Poncha, que viene a ser una bebida hecha a base de zumo de naranja, limón, miel y aguardiente de caña de azúcar, parecido a la crema de ron miel canaria. La Compañía de Vino de Madeira es el principal y más emblemático lugar para adquirir una botella de Madeira después de haber probado varias cosechas.

Destino exótico donde los haya, un lugar donde sentirse aislado del mundo, dulcemente perdidos en la inmensidad del Atlántico…

 

Rafael Paniagua



Quién somos Política de Privacidad Política de Cancelación Programa afiliados Zona de Afiliados Prensa Contacto RSS