Al encuentro de la aurora boreal
creditos: Pixabay

Al encuentro de la aurora boreal

Misterio, silencio y belleza, son los atributos que mejor pueden definir a este destino poco conocido por los viajeros del mundo. Es un viaje que puede resultar caro (el norte de Europa es siempre lo es, y en este caso, debido a la logística necesaria, puede resultar más costoso que otros lugares más convencionales), pero que no quede ninguna duda, vuestras retinas nunca olvidarán la inconmensurable hermosura de estos parajes.

Laponia (también llamada área Sápmi) es una región geográfica de Europa del Norte. Limita por el norte con el océano Ártico, por el oeste con el mar de Noruega, y por el este, con el mar de Barents. Laponia está dividida entre los Estados de Noruega, Rusia, Suecia y Finlandia. Los dos últimos son miembros de la Unión Europea desde 1995.

 

LAS AURORAS BOREALES EN EL CIELO

Los últimos están siendo unos años estupendos para ver auroras boreales. La actividad solar está al máximo nivel y provoca las tormentas geomagnéticas que traen las auroras. Se pueden ver auroras boreales al noroeste de Finlandia, desde la cima de la montaña Saana o incluso desde la cama, en una habitación del hotel Tundrea de Kilpisjärvi. Son tan frecuentes que parecía que uno se pudiera acostumbrar a ellas tanto como al sonido de una tostadora. Pero no, porque cada una es distinta, las hay con la forma de un arco iris que cubre todo el cielo y las hay danzarinas y sinuosas.

La mejor época para ver la Aurora Boreal es entre Octubre y Febrero, cuando hay más oscuridad; no obstante, debes tener en cuenta que es fenómeno natural bastante impredecible. Aunque durante esos meses podrías verla en Reykjavík, lo más recomendable es viajar al Norte para tener mayores posibilidades.

 

PAISAJES NEVADOS HASTA TRERIKSRÖSET

Ir penetrando la inmensidad helada en un vagón tirado por una moto de nieve podría ser una sensación única. Si además le pones un sol en todo lo alto que propicie unos atardeceres de fin de mundo, pues ya guardas la cámara porque no la vas a necesitar para acordarte de todo esto. Una de las excursiones más populares de las que organiza Kilpissafarit se suele hacer hasta el punto más occidental del país en tierra firme. Allí se ubica la frontera triple con Noruega y Suecia, marcada por el Treriksröset, un monolito a 10 metros de la orilla del lago Goldajärvi. En invierno está helado y solitario como todo lo demás, pero en verano se anima de excursionistas de los tres países que deambulan por sus orillas y hasta se bañan.

Mientras vas hacia el norte en moto de nieve oteando los improbables signos de vida y de repente, tras una colina, puede aparecer un grupo de caminantes sobre esquíes cargados con mochilas inmensas. Del mismo modo que en España se hace el Camino de Santiago con naturalidad, allí recorren la extensión helada (a 30 grados bajo cero) durante días o semanas. Se ve gente mayor, parejas, grupos de adolescentes… La clave son los refugios, cuidados, gratuitos y bien equipados con cocina, mesas y superficies de madera donde montarte una cama. Cualquiera puede usarlos, sólo hay que atreverse y vestirse con montañas de ropa térmica. La información para empezar a preparar una expedición como esa se puede encontrar en las páginas de Turismo de la Laponia finlandesa o, en español, en Visit Finland.

 

LAS HAMBURGUESAS DE RENO

Allí a los renos se los comen. Da un poquito de pena verlos en su entorno o husmear sus huellas en la nieve para que luego te los sirvan en una hamburguesa. Puede que a ellos les pase lo mismo con nuestros gorrinos. La carne de reno sabe más fuerte que la de ternera, como de vaca vieja, y siempre resulta contundente. La otra opción aquí son un salmón delicadísimo o el tosco arenque. No parece que sea posible cansarse de comer todo eso a diario.

 

EL TRINEO TIRADO POR HUSKIES

Los perros siguen siendo porteadores para samis y no samis y facilitan las comunicaciones en la Laponia invernal. Pasar un rato con los fotogénicos huskies y conducir un trineo tirado por ellos te hace sentir en una novela de Jack London un ratito. En Hetta Huskies, en Enontekio, te organizan una vuelta de reconocimiento -lo justo para sentir el viento helado en la cara y hacerte la ilusión de que eres un buscador de oro- o una expedición más larga.

 

UN BAR COMO UNA ISLA

Haltinmaa, en Kilpisjärvi, es el único pub en 190 kilómetros a la redonda. Lo lleva la tercera generación de una familia sami que luce con orgullo la cuna artesanal en la que se crió la abuela. El bar es uno de esos cruces de camino donde todo el mundo recala tarde o temprano. Es un lugar tan frecuentado por noruegos -que pagan por sus cervezas la mitad de lo que les costarían en casa- que hasta tiene los carteles en su idioma y los precios en su moneda. Haltinmaa, con una decoración discreta en madera y estampados, es el lugar donde entrar en calor y escuchar historias de nieve, inmensidad y lobos. Uno de esos bares adormecidos donde el día menos pensado puede pasar cualquier cosa.

 

DE LA SAUNA A LA NIEVE

La costumbre en Finlandia es meterse con la familia en una sauna los sábados, quizás beberse unas cuantas cervezas -por aquello de que el alcohol multiplica sus efectos si se le añade el calor de una sauna- y luego salir con los amigos. En los territorios helados del norte le añaden a todo esto una zambullida en la nieve o en el lago de agua congelada más cercano. En los hoteles lapones siempre hay una sauna, comunal o individual.

Es duro caminar sobre el hielo, especialmente si te sorprende una tormenta o hay nieve blanda en la que hundirte. La sensación aquí es la de haber hecho de capitán Scott explorando el Polo, pero con final feliz. Además, con suerte y sin temporal puedes ver huellas de osos o incluso renos y zorros salvajes.

Otra cosa que llama la atención es el bello exotismo de los nativos. Digamos que una mezcla afortunada de la rubia altivez nórdica con los rasgos dulcificados y curvos de los lapones es una de las mejores cosas que le puede pasar al acervo genético humano.

Pues ya sabes, si estás agobiado con el calor del verano y quieres disfrutar una aventura única en los confines del norte del planeta, Laponia te espera, silenciosa y desafiante...

 

Rafael Paniagua



Quién somos Política de Privacidad Política de Cancelación Programa afiliados Zona de Afiliados Prensa Contacto RSS